Nuestros amigos de Gran Bretaña celebran hoy una fiesta particular y divertida: la noche de Guy Fawkes o Bonfire Night.

Cuenta la tradición que Guy Fawkes era el cabecilla de un grupo británico católico que intentó prender fuego al Parlamento británico, ya que estaban en contra del rey protestante Jaime I, allá por el año 1605. La verdad es que la conspiración no tuvo éxito, y el señor Fawkes acabó en la horca...

Al año siguiente, el gobierno británico estableció una orden que dictaba que, cada 5 de noviembre, se conmemoraría esta fecha con grandes fogatas y hogueras, como una especie de acción de gracias por haberse salvado del atentado. Los británicos acogieron esta costumbre con gran agrado porque en noviembre ya hacía mucho frío y las fogatas iluminaban y calentaban, por lo menos, una noche invernal, lo que para ellos era muy grato...

De eso hace muchos años ya, pero los británicos siguen celebrando esta divertida fiesta a la que han añadido fuegos artificiales y música. Los niños suelen poner tenderetes o pedir directamente a los transeúntes el típico “Penny for the Guy” o lo que es lo mismo: “ Una moneda por el señor Fawkes”, con un muñeco de trapo fabricado al efecto, a semejanza de este personaje, que aprovechan para comprar pequeños petardos con los que animar la fiesta.

Los platos típicos de esta noche son las manzanas y las patatas asadas, los guisantes negros con vinagre o el caramelo de la hoguera o “bonfire toffee”.

La ciudad de Londres, entre otras, es famosa en esta noche por la gran cantidad de hogueras callejeras y fuegos artificiales que se organizan.

Fuente: europajunior.blogspot.com